En busca de la inspiración perdida

Inspiración en Magia Estudio

Una etapa crucial en nuestro desarrollo mágico es aquella en la que decidimos comenzar a abandonar los juegos de otros para comenzar a presentar nuestras propias creaciones. Pero, para ello, lo que necesitamos es contar con juegos propios que hacer. La inspiración creativa proviene de muchas fuentes distintas.

En este artículo voy a explicarte muy brevemente (lo iremos desglosando con más calma tanto en este blog como en nuestro canal de Youtube) mi proceso creativo y lo que creo, son las bases sobre las que me sostengo (creativamente hablando).

La herramienta principal para el proceso creativo, consustancial a cualquier método, es el conocimiento de base de la materia. Debes prepararte para conocer cada día más y más de la materia sobre la que estés trabajando. Hay infinidad de libros, vídeos, conferencias… incluso puedes visitar nuestra biblioteca y e investigar tranquilamente en nuestra sala de trabajo. Cuanto más sepas, más crecerá tu archivo mental y mayores serán las interconexiones entre pensamientos. Ahí está la clave: no sólo importa saber; lo fundamental es conectar. Cuando tu archivo mental se incremente, comenzarás a notar cómo las ideas forman conjuntos que dan pie a ideas originales. Criaturas Frankenstein de ideas que nadie había cosido entre ellas antes de ti. Métodos nuevos, estructuras novedosas. Aprende a conectar y con ello la creación vendrá sola. En otro artículo posterior veremos este tema en profundidad.

Por otro lado, yo suelo trabajar los efectos partiendo de la idea a transmitir. Pocas veces parto de una idea técnica o del momento mágico en forma aislada. Para esto sólo hay una recomendación que seguir: mira a tu alrededor. En tu entorno tienes infinidad de ideas que esperan convertirse en magia. Las series, libros, frases oídas en la calle, encierran incontables metáforas que funcionarían perfectamente en un acto de magia. Yo hago listas con las frases que me interesan y las dejo macerar hasta que aparece un método o efecto que case con ellas, aunque la mayoría de las veces tengo la suerte de que aparecen con el fenómeno ya unido.

Un pequeño ejemplo. Hace poco vi un documental de Amish en EEUU. Hacían colchas con retales que se iban aumentando generación a generación con aportaciones de cada miembro de la familia… imagina una carta rota y recompuesta a partir de varias cartas elegidas por distintos espectadores. Te dejo a ti que encuentres el método definitivo para este efecto.

La inspiración proviene de infinidad de fuentes, ¿cuáles son las tuyas?

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.