La magia como medio de expresión

Hay un tema recurrente en mis discusiones internas sobre la magia… aunque tiendo a estar muy posicionado al respecto. En cualquier caso me he encontrado con opiniones a favor y en contra.

La magia siempre es un medio de expresión pero también puede ser de opinión, algo mucho menos extendido. Creo que, como magos, podemos expresar nuestras opiniones políticas o sociales durante un espectáculo. Este es un tema complicado porque normalmente entendemos la magia como un medio de entretenimiento basado principalmente en el humor y el asombro.

Entiendo perfectamente la magia como entretenimiento y como medio de asombro… ¡es algo que necesitamos en el día a día! Sin este tipo de magia no existiríamos como disciplina ni tendríamos la posibilidad de adentrarnos en terrenos más resbaladizos.

No defiendo que una actuación deba ser necesariamente un mitin político, una charla instructiva o cualquier cosa similar. Simplemente me planteo la idea de que el mago, como individuo que se coloca frente a un público, puede tener algo que contar a través de sus efectos (¡sabiendo siempre que la magia es lo importante!). En Estados Unidos es muy común ver magia Gospel y, sin que sea santa de mi devoción, me parece que este tipo de magia responde a un claro interés del emisor. El problema, en muchos casos, es que la calidad mágica no acompaña.

Cuando escribo esto pienso en los cantautores, escritores de novela o pintores que reflejan su identidad más íntima en sus obras y me planteo que, quizás, los magos nos quedemos demasiadas veces rasgando la superficie de las posibilidades que tiene un efecto mágico para presentar nuestro mundo interior ante público.

Espero que estas pequeñas divagaciones te ayuden a pensar un poco más en qué quieres decir cuando haces magia y te animen a arriesgar a poner un poco más de ti en tus presentaciones.

3 comments

  1. ¡Muy buen artículo Ricardo! ¡Muy interesante! Es verdad que los grandes artistas reflejan su identidad en su trabajo y que sin ser ellos mismos, sus obras no serían lo que son... pero el resultado es tan grande que luego nunca nadie se para a pensar de qué pie cojeaban. Conclusión: 1º el artista, 2º la magia

    Responder
  2. Pero corres el riesgo de no entrtener a una parte de la audiencia.... Puedes expresar gustos artísticos, culinarios, pero políticos o incluso fútbol, puede haber una parte de la audiencia que no disfrute y se moleste... En mi opinión.

    Responder
    1. Hola!

      Eso no es culpa de lo que se cuente sino del guión o de la forma de contarlo. Todas las formas narrativas abordan estos aspectos (libros, música, cine, cómic, videojuegos...) por lo que se podría afrontar sin problema. Si queremos pasar de una forma de expresión demasiado simplista (sólo sorpresa) tenemos que trabajar para generar sensaciones complejas, que no complicadas.

      Si quieres verlo tengo un artículo en el que, para otro tema, abordo un poco el cómo meter temas más complejos sin que se pierda el hilo para los espectadores a los que no interese.

      http://magiaestudio.com/mcmenu-gigante/

      Responder

Deja un comentario