Conversaciones (extremadamente) improbables

No lo iba buscando, pero cuando paseo por Málaga siempre intento cruzarme con Pablo Picasso sentado en alguna terraza mirando cómo pasan las turistas de piernas desnudas y quemadas. Cuando una camisa blanca y raida me anunció que había logrado darle caza descubrí que estaba acompañado por un sesentón barbudo...

Read more...