Carta de Magia Estudio 2022

Como todos los años, hoy es el día en el que, sin el menor pudor, cumplo mi función de copiota (y así ya no vuelvo a fusilar nada hasta 2023) y hago mía la idea de Vanishing Inc de contarte lo que ha ocurrido en la tienda durante todo el año, con sus luces y sombras.

Ya casi estamos acostumbrados a supeditar toda revisión de los años a la loca situación mundial. Guerras, problemas de distribución, cambios brutales de tipos cambiarios. Muchos negocios han tenido que cerrar, otros que replantear su modelo… nosotros, por suerte, tenemos unos clientes/familia que nos permiten seguir siendo fieles a nuestra idea llueve, truene o caigan bolas de fuego ¡Gracias!. Igual que en las cartas de años pandémicos, con esto doy por terminado todo comentario sobre el tema.

Las cosas pendientes.

En la carta anterior terminaba diciendo que nuestra mayor carencia siempre estuvo en la parte del marketing y la publicidad porque nos falta la regularidad. Eso, como no podía ser de otra manera, sigue exactamente igual. Mandamos los newsletter de higos a brevas, manejamos Youtube con la peor organización que puede imaginar el ser humano y todo lo que hacemos en estos términos es de forma caótica y cuando nos apetece.

Pero de este año ya no pasa. Lo que prometemos es abrazar ese caos con toda la alegría posible. Al fin y al cabo, es nuestra forma natural de encarar estos asuntos. Si no hay nada que decir no se puede hacer vídeo y si. Así cuando se hacen salen mejor… o al menos eso esperamos. Y también así dan ganas de probar a hacer cosas sin el peso de una responsabilidad autoimpuesta.

Eso sí, en este terreno no todo es desastre, estamos súper contento de haber hecho la revista de verano El Cuélebre y seguiré haciéndola en un nuevo formato de papel. Los cuatro primeros números funcionaron fenomenal con unos colaboradores increíbles y tenemos material de sobra para los próximos. También hicimos algunos vídeos que me gustaron y quizá este año caigan algunos más. Ojalá  dé la vida para el formato que tenemos en mente. También en Instagram vamos haciendo nuestras cosas y, con todo el desorden, parece que la cosa avanza.

Los Secret Files.

La nueva web ha cumplido un año de vida y el proyecto sigue empujando a tope. Poco a poco seguimos creciendo y la lista de cursos pendientes sigue siendo tan larga que necesitaría mil vidas para quedarme contento. Hemos superado la barrera de las 570 clases (así en una cuenta a ojo me salen unas 190 horas de vídeo) y sólo quiero parar de escribir para seguir preparando material y buscando nuevas cosas que explicar.

Lo importante es que hemos lanzado la beca de los Secret para ocho magos menores de 25 años ayudándoles a dirigir un proyecto mágico y acompañando en todo lo que mi conocimiento mágico permita. Esta es, para mí, una de las grandes alegrías del año.

Los productos de la tienda.

Este año hemos producido mucho material nuevo y retomado clásicos olvidadeos. La Baraja de las oportunidades perdidas, el Test del 2 (gracias a Paco Duaso), los Calcetines, el Blister de cartas…

Al igual que con los vídeos y la publicidad los juegos salen cuando están listos. Esto hace imposible mantener la agenda que me planteo todos los años y muchas cosas terminan posponiéndose. Me habría encantado llegar con nuestro Glorpy, los pañuelos de Slydini, la rutina de pañuelos que cambian de color o los superhéroes (que irán apareciendo rápidamente estos meses… espero). También he tenido que descartar ideas como el anillo en el ovillo de lana porque no termino de dar con los detalles que faltan.

Con todo esto llegamos a 2023 con muchas ideas casi en casilla de salida y con ganas de trabajar en la impresión de cartas, costura, cuero… al final nada nos gusta más que la parte de taller.

La forma de entender la tienda.

Esto empata directamente con el apartado anterior. En estos años tan raros nos ha dado tiempo a pensar mucho sobre el modelo de trabajo y cómo queremos evolucionar. La inestabilidad general y la necesidad de encontrar un modelo sostenible en un mundo que nos demanda ser cada vez más responsables, nos empuja a convertir lo que nos pide el cuerpo en norma. Cada vez tenemos más claro la importancia de buscar productores locales, fabricar nuestros juegos con materiales de cercanía y crear material que te pueda acompañar durante mucho tiempo sin quedar relegado a un cajón olvidado.

Todo es ahora más agresivo. La publicidad de magia es una apisonadora que se inventa problemas y soluciones ficticios con juegos de usar y tirar. Se fomenta la urgencia de comprar ya y sin pensar y se sacan cosas nuevas sólo para sepultar a las anteriores. Igual lo que toca es responder a ese sistema con una forma distinta de hacer las cosas. Cuidar el material de toda la vida, dar vida a los grandes juegos olvidados, fabricar bien para que las cosas duren. No querer ser enorme y fundamentar todo en un poder que no es tal. Que cada cosa esté hecha bien, poco a poco y con mimo. Nosotros queremos un poco menos de McTiendas y un poco más de comida de casa. Puede que eso no nos haga crecer como cohetes pero sí nos permite crecer en nuestros términos.

Mystica.

Este año sólo hemos publicado un libro propio… pero vaya librazo. Mis(s)directa Magia Vol.1 de Lionel Gallardo ha quedado de fábula y consolida la nueva forma de producir con tapa dura y acabados más premium. También hemos colaborado en la reedición de un imprescindible de la literatura mágica, 13 de Alberto de Figueiredo. Una suerte para el que no haya tenido la oportunidad de leerlo en su momento.

¿Y de qué va 2023?

Si en los últimos años abrimos muchos frentes, este es el llamado a cerrarlos. Tenemos un montón de libros casi terminados, juegos en producción y otros definidos sobre papel… un montón de cosas que se solapan y terminan dificultando la agenda. Si el salvaje ritmo de la vida nos lo permite, verás un montón de lanzamientos potentes que llevan años de trabajo a las espaldas.

Nuestro objetivo este año es terminar todo lo pendiente (aunque, con total seguridad, será imposible ir agarrando cosas nuevas a loco), disfrutar de hacer magia, seguir jugando y, sobre todo, tratando de que cada detalle que pueda mejorar lo haga.

Por supuesto, no podemos terminar esto sin agradecer otra vez más a todos los magos y magas que nos aguantan, nos empujan y se suman a la vida de una tienda que nunca va a funcionar como una tienda normal. Preferimos ser una casa de locos que viven la magia y la comparten a pecho descubierto.

Y ahora, a seguir jugando todo el año.

 

Nota:

Esta carta está redactada por Cooper que ha hecho un curso de Copyrighting por correspondencia pero responde también a las opiniones de Eden, Giancarlo y Ricardo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.